Protectores solares y autobronceadores

autobronceadores

¿Cuál es más saludable para la piel?

Si bien tomar sol adecuadamente brinda múltiples beneficios a nuestro organismo, la exposición solar puede producir graves daños si no se toman las precauciones necesarias. El uso de protectores solares desde temprana edad es una medida imprescindible para protegernos del sol y lograr un bronceado saludable.
Pero si no queremos exponernos a los peligros de la radiación solar y evitar el fotoenvejecimiento, los autobronceantes parecen ser la opción ideal. Existen, actualmente, en el mercado nuevas versiones de estos productos, mejoradas y mucho más efectivas que aquellas donde la piel manchada y de color naranja eran una constante.

¿En qué se diferencia estos productos?

Los protectores solares tienen como función principal protegemos del sol. Además, previenen las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel que causan los rayos ultravioleta. Así, la utilización de estos productos no sólo disminuye el riesgo de cáncer cutáneo y previene el envejecimiento prematuro de la piel, sino que también ayuda a evitar la deshidratación la pérdida de elasticidad, la flaccidez y las arrugas. Por eso, filtros o protectores solares es imprescindible.
Los autobronceantes, en cambio, son productos cosméticos que permiten que la piel tome un tono poco artificial, sin necesidad de exponerse a rayos solares. De esta manera, tiñen la piel en su capa exterior sin dejar secuelas internas ni alterar la estructura cutánea. Sus principales beneficios consisten en que son muy fáciles de aplicar. Logran un bronceado ideal en pocos minutos y se pueden utilizar todo el año. Además, evitan la descamación, un efecto indeseado e inevitable.

Artículos relacionados