Erisipela

La erisipela es una enfermedad muy contagiosa causada por estreptococos. Estas bacterias penetran en la piel y se propagan a través de los finos vasos linfáticos. La causa más común de este trastorno infeccioso son pequeñas heridas, que sirve de acceso a estos agentes patógenos. Normalmente la erisipela aparece en la zona de las extremidades y muy raramente en la cara.

Dado que los causantes de la erisipela, un trastorno que no deja de ser relativamente serio, se pueden transmitir a través de pequeñas heridas, no deberán descuidarse tampoco las lesiones de poca importancia, sino que deberán desinfectarse cuidadosamente y taparse mediante una tirita para evitar los agentes patógenos.

Síntomas

Área enrojecida e irritada.
Hinchazón dolorosa.
Engrasamiento de los nódulos linfáticos.

Curso de la erisipela

Al cabo de pocos días del contagio, la piel enrojece intensamente en el área infectada, se hincha y resulta dolorosa. Además, también cursa fiebre alta, los nódulos linfáticos del área se inflaman, y el afectado se encuentra muy enfermo.
Si no se trata, la erisipela se extiende cada vez más y puede llegar a afectar a grandes partes del cuerpo. Si las bacterias acceden a los vasos linfáticos y sanguíneos más importantes, se produce la septicemia, el envenenamiento de la sangre.

Opciones terapéuticas

Debido a la rápida propagación de la enfermedad, deberá acudirse al médico lo antes posible, es decir, a los primeros síntomas, para que prescriba antibióticos.
Estos medicamentos deberán tomarse de forma consecuente durante el periodo establecido por el médico (por lo general, de ocho a diez días). Por otro lado, también puede tratarse el área afectada localmente mediante preparados antisépticos y antiinflamatorios, que bajan la hinchazón y alivian el dolor.
clínica dermatológica