Costra láctea

La costra láctea es una erupción molesta que puede afectar a los lactantes a partir del tercer mes. Se manifiesta especialmente en la cara y algunas veces también en el cuero cabelludo; por lo general, no afecta ni al torso ni a los brazos.

Síntomas

Erupciones rojas supurativas con descamación, posteriormente formación de costras, intenso prurito.

Los lactantes que han enfermado de costra láctea corren un alto riesgo de desarrollar neurodermatitis posteriormente. Muchos dermatólogos consideran incluso a la costra láctea una forma incipiente de esta enfermedad. Por otro lado, el eccema costroso con síntomas como erupción supurativa y costras es muy similar a la costra láctea. No obstante, esta alteración es inocua y se debe a un exceso de producción sebácea del cuero cabelludo de los lactantes. A diferencia de la costra láctea, el eccema costroso no produce escozor.

Opciones terapéuticas

En ocasiones la costra láctea se cura espontáneamente sin pasar a la fase eccematosa. En cualquier caso, resulta recomendable comprobar si existe una alergia alimentaria. Si es posible, debe darse el pecho al bebé enfermo durante el mayor tiempo posible; de lo contrario, una leche hipoalergénica es una buena alternativa. Para esta enfermedad, el médico prescribe pomadas calmantes para el prurito y, en algunos casos, también medicamentos. Es muy importante que el niño no se rasque las zonas de la piel afectadas, ya que todavía podría formarse una infección debido a bacterias, virus u hongos. Las costras más gruesas pueden ablandarse con aceite para bebés o con una pomada especial prescrita por el médico y sacarse con cuidado. La piel que queda al descubierto se cura más rápido si permanecen al aire libre.

Los remedios homeopáticos indicados en caso de costra láctea son el tetraborato de sodio o Nerium oleander en granulos o gotas. Pero precisamente en el caso de los lactantes debe consultarse previamente a un pediatra con experiencia en estos temas acerca de la oportunidad de administrar al pequeño estos medicamentos.

dermatitis en bebes causas