La piel grasa

Una piel grasa no se deriva, como algunos creen, de unos cuidados inadecuados o de otros factores externos. La causa de la producción de grasa son las glándulas sebáceas presentes en la piel, cuya acción es estimulada o inhibida por determinadas sustancias, entre las que se encuentran las hormonas.
Unos receptores minúsculos situados en el exterior de la glándula reciben las señales de estas sustancias y las transmiten a las células interiores. Estos mensajes regulan la producción de las glándulas sebáceas. En una piel grasa, estos receptores trabajan de forma intensa.
Transmiten incluso los estímulos hormonales más pequeños, con lo que la producción sebácea se incrementa más de lo necesario.
Estímulos hormonales como desencadenantes

Cuidados de una piel grasa

Eccemas de la piel grasa

como evitar piel grasa