Cuidados de una piel grasa

La limpieza es muy importante en el caso de una piel grasa, ya que es el primer paso para combatir el acné. Se enjabona bien la piel con una loción o una crema limpiadora y después se aclara con agua abundante. Existen pequeños cepillos redondos de venta en perfumerías con los que se puede lavar el cutis a fondo sin dejar de ser suave al mismo tiempo. Refrésquese después la piel mediante un tónico que contenga poco alcohol.

A continuación, aplíquese una crema especial para pieles grasas. Para el día resulta apropiado utilizar una crema hidratante suave o un hidrogel sin grasa. Un conocido producto para disimular el brillo de la piel grasa son los polvos. Puede aplicarse unos que tengan la tonalidad de su tez encima de una crema de día con o bien un maquillaje suave en las zonas que brillen más. En la actualidad, la mayoría de polvos cosméticos presentan una microestructura tan fina que no obstruyen los poros, disimulando, no obstante, el brillo.

Por la noche, también puede utilizar una crema hidratante después de la limpieza. En ocasiones, el cutis presenta un aspecto especialmente graso. En muchas mujeres la piel produce gran cantidad de sebo poco antes de la menstruación. La regulación hormonal también desempeña aquí un papel clave. En estos casos, la limpieza resulta suficiente por la noche y no es necesario aplicar una crema.

Consejo adicional

Lávese la cara afondo dos veces a la semana. Comience la limpieza con un baño de vapor de manzanilla, que abrirá los poros cerrados. Se desengrasa así la piel y se prepara para un peeling. Utilice para ello una crema exfoliante suave. Siguiendo las instrucciones, apliqúese esta crema con un masaje, déjela actuar y aclárase el cutis después con abundante agua.
crema natural para piel grasa

Artículos relacionados