¿Por qué mejora/empeora el acné cuando tomo el sol o voy al salón de bronceado?

Para algunas personas, especialmente aquellas que sufren del tipo de acné inflamatorio, se produce una mejoría notable en la piel durante el verano, cuando los días son más largos y normalmente pasamos más tiempo en el exterior, o después de una exposición al sol. Esto es debido a los ingredientes llamados porfirinas que son parte de la bacteria P. acnés. Las porfirinas son muy sensibles a la luz solar, especialmente en el rango de 410-420 nm (véase la pregunta 89). Este rango se encuentra en la zona de la luz violeta/azul (consulte la tabla 7). La luz ultravioleta (UVA y UVB) es invisible. Sin embargo puede dañar la piel de diversas formas. Se sabe con certeza que produce un envejecimiento prematuro de la piel y diversos tipos de cáncer de piel. También se sabe que empeora el estado del acné. Se sabe, además, que es un elemento comedogénico.

La exposición al sol tiene un efecto secante sobre la piel y daña las glándulas sebáceas, lo que las hace, temporalmente, menos activas. Por este motivo, las personas con glándulas sebáceas hiperactivas pueden notar que la piel inicialmente mejora tras la exposición al sol, sin embargo el calor y el sudor que a menudo acompaña a la exposición al sol puede empeorar el acné. La exposición al sol aumenta en gran medida el riesgo de padecer cáncer y envejecimiento prematuro de la piel.
Algunas personas acuden a los salones de bronceado creyendo que es una forma segura de tomar “el sol” y de tratar el acné. Las camas de bronceado contienen la misma radiación ultravioleta que se encuentra en la luz solar natural, sin embargo, existe una mayor cantidad de ultravioleta A en la luz solar y menos ultravioleta B de la que se encuentra en la naturaleza.
En general, evite una exposición al sol y a las camas de bronceado en particular, especialmente si padece acné.
que hacer para evitar el acne
Una exposición prolongada a la luz ultravioleta puede, de hecho, aumentar el acné comedónico. Además muchos estudios demuestran que las camas de bronceado no son seguras. La exposición crónica al sol de cualquier origen, incluidas las camas de bronceado, aumentan el riesgo de cáncer y envejecimiento prematuro de la piel.
Además, se sabe científicamente que la exposición al sol es inmunodepresora para la piel y ralentiza la cicatrización de heridas. En concreto se ve afectada la formación del colágeno, lo que significa que las marcas que deje cualquier lesión tardarán más en desaparecer e incluso habrá más posibilidades de que aparezcan cicatrices.
Lo esencial en este aspecto es bastante claro, evite una exposición al sol, en general y a las camas de bronceado, en particular, especialmente si padece de acné. Esta es la mejor forma de mantener la piel con un aspecto más joven, más saludable y radiante.

Si le gusta el aspecto bronceado, pruebe los diversos productos de bronceado sin sol que existen en la actualidad. Son seguros y crean un “bronceado” muy natural sin el daño que provoca la exposición al sol.
Están disponibles cientos de productos que ofrecen una forma rápida y fácil de obtener el bronceado que desea sin los daños que produce el sol. El ingrediente activo de los bronceadores sin sol es la glicerina, o DHA. Este es un ingrediente simple y no tóxico que mancha las capas superiores de la piel para crear unos compuestos de color marrón o marrón dorado. La mayor parte de los autobronceadores tienen concentraciones de DHA que varían entre el 2 y el 5%. Cuando más penetre el producto de bronceado, más concentrada será la DHA. Otros ingredientes que pueden añadirse, tales como el filtro solar y la fragancia sirven para hacer más atractivo el producto.
personas con acne
Cuanto más use los autobronceadores, antes se habituará a extenderlos de forma homogénea, lo que significa que tendrá menos problemas con las líneas de expresión u otros problemas derivados de una aplicación irregular del producto. Existen también salones y balnearios que ofrecen sesiones de “bronceado” a un precio relativamente razonable (normalmente menos caras que el coste de una sesión de “bronceado clásico”).
Muchos de los salones de bronceado comienzan a pensar de forma inteligente y ofrecen estos tratamientos para clientes que desean lograr el color sin los daños. Simplemente debe tener cuidado de no acabar en un tratamiento de bronceado en una cama de bronceado.
Las máquinas de autobronceado en estos lugares son cabinas tipo ducha de “pulverización” en las que permanece menos de 1 minutos y en las cuales se le aplica una capa homogénea del producto. Las sesiones deben repetirse una vez por semana.

Artículos relacionados