El acné en el adulto

Los cambios hormonales y el estrés son el origen de este tipo de afección.

cómo eleiminar el acné

¿Qué es el acné y dónde suele localizarse?
Es una inflamación crónica del folículo y las glándulas sebáceas (unidades pilosebáceas). Se caracteriza por la formación de pápulas, quistes, comedones y pústulas y, en algunas ocasiones, cicatrices o nodulos. La localización más frecuente es en la cara y en los hombros, pero también puede afectar al tronco, a los brazos ya las piernas.
¿Cuál es el origen de este tipo de afección?
El acné tiene diversas causas. En su origen influyen factores hormonales, genéticos, psicológicos, dietéticos y también ambientales. Sin embargo, la última causa de que aparezca se debe siempre a la acción de una bacteria llamada “propionibacterium acnes”, que infecta el folículo pilo-sebáceo dando lugar a una lesión más o menos extendida en la piel.
¿Por qué a veces se produce en la edad adulta?
Esta afección es, sin duda alguna, la angustia de muchos adolescentes. No en vano, hasta el 80% de este grupo de edad padece el problema. Pero también se da de mayor, más frecuentemente entre los 30-40 años. Suele ser más dolescencencia y en mujeres en la edad adulta, generalmente relacionado con el ciclo menstrual.
¿Qué causas lo provocan en esta etapa?
El acné en el adulto se ha relacionado con diversas circunstancias: cambios o alteraciones hormonales, el uso de determinado tipo de cosméticos (en especial de productos excesivamente grasos), el empleo de algunos fármacos como los corticoides, niveles de humedad elevados, el sudor, factores hereditarios… Contrariamente a lo que se pensaba, los alimentos tienen escaso efecto sobre la aparición del acné.
¿Entonces los alimentos pueden empeorarlo?
Existen estudios que demuestran que las restricciones en la alimentación no consiguen mejorar la enfermedad. Por este motivo, los dermatólogos en la actualidad aconsejan eliminar de la dieta solo aquellos alimentos que el paciente percibe, por experiencia propia, que no le van bien.
¿Si no se sufre en la pubertad puede aparecer luego?
Sí, es posible y más frecuente de lo que cabría pensar que aparezca el acné en un adulto aunque en la pubertad no lo haya padecido. Esto ocurre por la concurrencia de algunas causas que ya se han citado (hormonales, estrés…), pero además es necesaria la infección bacteriana para que tenga lugar la alteración.
¿Un adolescente con acné lo padecerá después?
No necesariamente, ya que la afección se puede llegar a curar. Sin embargo, síes cierto que pacientes que han tenido brotes agresivos de acné en su adolescencia tienen más probabilidades de volver a padecer el problema de adultos. Lo que síes frecuente es que queden cicatrices y alteraciones de la pigmentación.
¿Hay una solución definitiva o vuelve a aparecer?
A pesar de que las posibilidades terapéuticas son muy amplias, no se puede decir que exista un tratamiento definitivo que cure el acné totalmente. Después de épocas de mejoría puede volver a intensificarse la afección.

Tratamientos efectivos

La elección del tratamiento dependerá de la gravedad de las lesiones. El dermatólogo te recomendará el que más te conviene.
De uso tópico
Se trata de lociones o geles que se aplican directamente sobre la lesión. Suelen contener ácido salicílico, azufre y ácido glicólico que favorecen la descamación superficial y se utilizan en acnés leves. Pueden combinarse con otros más fuertes de acción microbiana e incluso con antibióticos tópicos.
Fármacos
En casos de acné grave con predisposición a sufrir comedones se emplean antibióticos orales (siempre supervisados por el médico) con acción antiseborreica, anticomedogénica y antibacteriana. También se prescriben tratamientos hormonales en mujeres que no mejoran con otro tipo de medicamentos.
Cirugía
Es una opción para suavizar las posibles secuelas que pueda generar un acné muy agresivo, como son las cicatrices o las hiperpigmentacio-nes. Otra técnica menos invasiva pero que también mejora el problema es el láser. Este procedimiento ayuda a eliminar la bacteria responsable del acné y atrofia la glándula sebácea, por lo que resulta muy eficaz.