¿Cómo puedo evitar que se formen cicatrices o que éstas sanen más rápido?

La mejor forma de evitar la formación de cicatrices es la siguiente: no pellizcarse ni estrujarse los granos. Sabrás que el trauma provocado en la piel por los dedos u otros objetos afilados y no esterilizados es enorme. Su dermatólogo es el único que puede extraer una espinilla o inyectar cortisona para ayudar en la curación más rápida de las lesiones inflamatorias.

Una vez traumatizada una lesión de acné, esta sanará mucho más lentamente y dejará con mayor probabilidad alguna marca, sin embargo, incluso las lesiones no traumatizadas pueden tardar semanas o meses en resolverse y pueden dejar tras de sí manchas rojas o marrones. En esta caso no es culpa suya, ya que no las ha pellizcado. Sin embargo, esto normalmente significa que su piel puede ser genéticamente más propensa a la formación de cicatrices o a la hiperpigmentación. En general, los diferentes tipos de piel responden de forma distinta durante y después de un brote. Los brotes duran más en algunas personas y en otras suelen quedar marcas rojas o marrones durante meses antes de desaparecer. Este hecho parece estar relacionado con varios factores, algunos de los cuales son conocidos, por ejemplo la genética y el tipo de piel. Las personas con pieles más claras a menudo se quejan de que las marcas rojas permanecen de este color durante mucho tiempo antes de aclararse o desaparecer, mientras que las que tienen una piel más oscura o morena observan que presentan una mayor pigmentación cuando desaparece el acné. Muchas personas tienen una mezcla de ambos tipos de marcas.

La buena noticia con respecto a estas marcas rojas y marrones que quedan después de las lesiones de acné no son realmente cicatrices. Por ello, si no existe una cicatrización paralela, que debe observarse como una depresión de la piel o un cambio en la textura de la misma, la decoloración normalmente y con cierto tiempo desaparecerá, o se aclarará bastante, o bien puede tratarse para acelerar el proceso de aclarado.
Existen cremas preparadas para aclarar la piel, las cuales pueden resultar útiles para la hiperpigmentación que deriva del acné. Los tratamientos con láser y otros dispositivos pueden ayudar a eliminar el enrojecimiento. También es importante intentar evitar la aparición de nuevas lesiones y tratarlas lo antes posible para eludir nuevas marcas.
El ingrediente activo de la mayoría de las cremas aclaradoras de la piel se llama hidroquinona. Muchos de los productos disponibles en el mercado contienen hidroquinonas. Algunas de estas fórmulas combinan las hidroquinonas con el ácido glicólico, ácido retinoico, protectores solares, antioxidantes, productos hidratantes y muchos otros para mejorar la acción de la hidroquinona.

Algunos pacientes sienten preocupación ante la posibilidad de que estos agentes aclaradores eliminen el color de la piel. La pregunta número uno es: “¿me quedaré como Michael Jackson?” La respuesta es no, con las concentraciones de hidroquinonas usadas en los productos normalmente prescritos. La hidroquinona en una alta concentración es citotóxica para los melanocitos. Esto significa que destruye las células productoras de pigmento de la piel. Por ello, la concentración generalmente disponible es como máximo del 4% y se aconseja a los pacientes usar el producto sólo durante un tiempo específico que no supera, por lo general, los 4 o 6 meses, antes de dejar un periodo de descanso.

Otros productos empleados para aclarar la piel son el extracto de regaliz, el fermento de levadura, el ácido de romero, glucosamida, vitamina C y extracto de camomila.
La mayoría de estos productos aclaradores de la piel contienen entre un 2 y un 4% de hidroquinona junto con otros agentes, un máximo del 10% de ácido glicólico, con un factor de protección solar (FPS) de 15 en aquellos que contienen protectores solares. Se presentan de diversas formas (desde cremas a lociones y soluciones) para hacerlas más adecuadas a los diferentes tipos de piel. Algunas fórmulas son más irritantes que otras.

Estos productos tardan un tiempo en hacer su efecto y los resultados comienzan a ser visibles aproximadamente un mes después del inicio del tratamiento.
Generalmente recomiendo que se use el producto en toda la cara o en una zona mayor y no en un único punto, para evitar el efecto “halo” (un anillo de piel más clara alrededor del punto de aplicación, que generalmente es reversible pero que puede resultar desconcertante, ya que tarda semanas o meses en desaparecer).
Las complicaciones derivadas del uso de los productos con hidroquinona son poco comunes y normalmente están relacionados con los otros ingredientes añadidos a la formulación para favorecer la absorción del ingrediente activo y acelerar los resultados.

El ácido glicólico y los retinoides pueden resultar irritantes para la piel y a veces el propio líquido o el gel usado como vehículo, también. Existe también una complicación poco habitual derivada del uso de hidroquinonas, más común en personas de raza negra con un uso prolongado de hidroquinonas o concentraciones mayores del producto. Esta complicación, llamada ocronosis exógena, es un estado de la piel que deja puntos marrones o negros principalmente en las zonas de tratamiento. A menudo se resuelve cuando se abandona el tratamiento, pero en algunos casos puede llegar a ser permanente.
Otra reacción que resulta problemática cuando se emplean grandes concentraciones de hidroquinona es el blanqueamiento permanente e impredecible de la piel. Esto realmente es problemático si hablamos de concentraciones del 10% o superiores de hidroquinona y aplicadas durante un periodo de tiempo prolongado.
laser acne